ENCICLOPEDIA DE LIBROS ESPAÑOLES DE AFORISMOS (2010-2018), IV


En esta sección vamos a empezar a recopilar los mejores aforismos de los libros escritos por autores nacidos o residentes en España, y publicados en nuestro país a partir del año 2010 en adelante. Lo hacemos para reunir en un único espacio virtual la más ingente cantidad de información posible sobre este tema, a modo de "enciclopedia" para su consulta por parte de cualquier interesado o estudioso en el futuro.

Nota del editor.- La reproducción de los textos se realiza a título informativo y de documentación científica; conminamos fervorosamente a la adquisición de los títulos para sostener la industria editorial española. Y si el libro ya ha sido descatalogado o se agotó y no ha vuelto a ser reeditado, quede aquí constancia de su existencia como muestra de reconocimiento hacia el autor y los editores.



DIONISIA GARCÍA
El caracol dorado
Renacimiento
Sevilla
2011
176 págs.


La mejor estratagema es esperar sentado.

*

La suerte del agua es escapar.

*

Los extremos sacrifican la idea.

*

La alegría de la vida es la alegría de la vida. Lo demás son componendas.

*

El rigor no merma la libertad, la fortalece.

*

Actuar con naturalidad no es meritorio, la misma palabra lo dice.

*

La permanencia de lo perfecto hastía, por eso la naturaleza es sabia.

*

Cuando alguien desee perdurar, que no construya en vida su monolito.

*

Algunos conocidos, terroristas de la intimidad.

*

Los atenienses no eran ni más guapos ni más altos. Observaban el mundo y lo decían. Ahora lo manipulamos.

*

En la infancia, la lectura de la Ilíada se reducía a la anécdota del caballo.

*

Una guerra, como referencia, atrasa el devenir de las épocas.

*

El silencio cumple misiones tan importantes como las palabras.

*

Los muebles crujen porque los árboles viven en ellos. Dicen.

*

Cuando escribas, cuando ames, cuando interpretes, imagina que es la última vez, y acrecentarás la emoción.

*

La noche nos disculpa. Comenzamos a ser reos con la luz.

*

Trabajo en mis creencias, como en el mejor oficio.

*

Los juncos, cerca del camino, se balanceaban. El sonido, al entrechocar, de difícil descripción. Cosas del campo.

*

A la maestra de veinte años que nos hablaba del rey de Argos, en la escuela rural, dedico mi memoria.

*

Las muñecas lucían dientes de cartón, y pelucas de seda. Ahora dan miedo.

*

Si las ideas envejecen, dejarlas morir en paz.

*

¿Qué pasaría si el pueblo se negara a presenciar las bodas reales?

*

Era otoño. Las nubes parecían cabalgar en la tarde, y volé con ellas.

*

Necesita la gente referencias, los espejos lo saben.

*

A pesar de nuestra condición precaria, nos empeñamos en ser futuristas.

*

Es increíble que no nos sorprenda el vuelo de un pájaro.

*

Desengañémonos, la convivencia es dificilísima pero, ¿y la soledad?

*

Somos ricos en despertares. Imposible recordarlos todos.

*

Somos tan vulnerables que si pasan y nos rozan acusamos con extrañeza el incidente, y esperamos disculpas. Fundados, sin embargo, en la fraternidad.

*

Quienes conocieron tarde el mar, quedan marcados por su hondura.

*

Morir debe ser fácil, lo peor son los preámbulos.

*

La muerte es inquilina con aspiraciones de dueña.

*

Parte de la emoción hacia lo desconocido está en el tránsito.

*

Si con los años no hemos alcanzado ciertas dosis de ternura, mejor abandonar el campo.

*

El universo nos mantiene entretenidos, sin embargo, es posible que salgamos de él con sensación de no haber entrado.

*

Escribir bien no consiste en decir, sino en llevarlo a cabo de la mejor manera.

*

En estos tiempos los artistas se representan en primer término, en lugar de ir la obra por delante.

*

¿Quién dio el primer beso?

*

Lo desconcertante del mundo es que nos ignora.

*

Pensar no es creerse cierto sino estar capacitado para perseguir certezas.

*

Si la fama no es otra cosa que “ser olvidados un poco después”, ¿por qué gastar la vida en un empeño inútil?

*

Seguro que Homero era el muchacho de su barrio cantando siempre la misma historia.

*

La guerra debería ser impedimento para seguir hablando de otras cosas.

*

La experiencia, en sí, es mero soporte, en la medida que profundicemos en ella, seremos compensados.

*

Nada de cuanto pensamos ha perdido la palabra, pero ¿qué haríamos sin ella?

*

Mantener el equilibrio ante una muerte próxima es privilegio de mentes ordenadas.

*

Lo malo no es sólo dejar este mundo, sino tener que comunicarlo.

*

¿Quién recuerda la última noche de juventud?

*

Qué obsesión de estadística, cuando sólo importa que somos uno.



FERNANDO MENÉNDEZ
Salpicaduras
Trea
Oviedo
2013
46 págs.


Los mapas son deseos en miniatura.

*

Donde hay caridad hay crueldad.

*

El poder lo excluye todo menos a los sonámbulos.

*

La tristeza cínica que deja toda cultura dominante.

*

A nuevas retóricas, nuevas líricas solitarias.

*

En toda política se oculta otra política.

*

Hay tantas verdades como médiums.

*

Lleva tiempo percatarse de horizontes.

*

El poder aspira a ser indecible.

*

Lo somero que es aspirar a ser penumbra.

*

El corazón, como la campana, toca a todo.

*

La vida feliz avanza sin nosotros.

*

El amor, un cuerpo a dos voces.

*

Hay metafísica de sobra en la bañera.

*

Sólo lo desconocido es inmortal.

*

Cada época elige su ausencia genuina.

*

La existencia no es lo que hay sino lo que queda.

*

Dios se ha suicidado por los hombres.

*

Nada está en blanco salvo la belleza.

*

Los recuerdos se obstinan en teatralizar la vida.

*

Toda perfección es póstuma.

*

Viajar, moverse para no llegar.