ENCICLOPEDIA DE LIBROS ESPAÑOLES DE AFORISMOS (2010-2018), XV


Inauguramos nueva sección, en la que vamos a empezar a recopilar los mejores aforismos de los libros escritos por autores nacidos o residentes en España, y publicados en nuestro país a partir del año 2010 en adelante. Lo hacemos para reunir en un único espacio virtual la más ingente cantidad de información posible sobre este tema, a modo de "enciclopedia" para su consulta por parte de cualquier interesado o estudioso en el futuro.

Nota del editor.- La reproducción de los textos se realiza a título informativo y de documentación científica; conminamos fervorosamente a la adquisición de los títulos para sostener la industria editorial española. Y si el libro ya ha sido descatalogado o se agotó y no ha vuelto a ser reeditado, quede aquí constancia de su existencia como muestra de reconocimiento hacia el autor y los editores.


CARMEN CANET
Luciérnagas
Renacimiento
Sevilla
2018
109 págs.


También tienen dobleces las esquinas de las ciudades.

*

Los aforistas son como los mineros, extraen los metales nobles de la vida.

*

Como el pan, la vida tiene su corteza y su miga.

*

Solemos decir en blanco y negro o en color, olvidando que el blanco y negro también son colores.

*

Paseaba por las habitaciones de su casa; las calles, las habitaba.

*

Cada desierto de la vida necesita su espejismo.

*

Pesadilla: cuando los sueños por la noche se atraviesan y chocan.

*

Parece que cuando uno está muy atento abre los ojos para escuchar mejor.

*

Los silencios que se mojan con la lluvia, enmohecen.

*

Cuando la piel está bien acariciada, tiene eco.

*

A las relaciones tormentosas debería partirlas un rayo.

*

Esperanza: cuando la distancia tiene el color de la hierba y el bosque.

*

Amor desértico: tenía una relación con espejismos, dunas y alguna laguna.

*

Dicen que se escribe como se ama; entonces, los aforismos aman intensamente con ironía.

*

Hay espejos que no nos dan ni los buenos días.

*

El aforismo es un diminutivo aumentativo.

*

Gracias a la creación descansas de ti.

*

Estaba tan solo que sólo lo sabía él.

*

Melancolía: más de una nostalgia al día.

*

La sombra es el espejo del cuerpo.

*

El silencio es una salida que entra en el aforismo.

*

Se volvió escritor mientras leía. Cuando escribía, era lector.

*

La fotografía es el insomnio de una imagen.







JOSÉ ANGEL CILLERUELO
Lunáticos
La Isla de Siltolá
Sevilla
2017
77 págs.


Un escalofrío recorre la columna vertebral del armario cuando la cortina al moverse levemente lo roza.

*

Pájaro en la rama que canta la belleza de la nada. Olas que salpican el agua que la arena bebe. Estar. Y al estar, ser.

*

El infinito suena. En el tintineo de la taza al desleír con la cucharilla el azúcar en el café.

*

Sigo con atención las indicaciones gimnásticas del aire a las pocas hojas que aún quedan en las ramas.

*

Alguien posa la mano sobre la piedra fría y en su helor descubre el don que no abandona.

*

Las hormigas y sus trazados geométricos. Las arañas y sus crucigramas transparentes. Los gatos y sus elipsis.

*

Crecen en una sombra sin que nadie se dé cuenta, ni las descubra. En los labios cobran colorido un instante y luego vuelan.

*

Cuando vio quiénes eran los adalides del momento supo que era el único héroe: su capacidad de contención. Esa alegría de lo no perecedero.

*

Los pensamientos son conmociones que el sol del mediodía ha evaporado de las aguas del río.

*

Crece cuanto más se entrega. Más se entrega cuanto más intenso se siente.

*

Buscar peces entre las piedras y encontrar el silencio del fondo del río.

*

Aprender el oficio de alfarero: moldear con las manos la arcilla del tiempo para construir días que conserven dentro el frescor del agua.

*

Se aprende a soñar en la manera que tiene el viento de agitar lo real.

*

Una ventana es el ojo que mira el paisaje desde la frente del cíclope y es el paisaje que contempla el ojo del cíclope.

*

Las soluciones dan fe de que hay problemas. ¿Qué decir de una civilización obsesionada por encontrar soluciones?

*

Es la magia de esta época: todo existe y nada es real. Salvo los libros, que son reales pero no existen.

*

Y ni siquiera las palabras, que se posan sobre la alfombra luego de pronunciarlas, consiguen permanecer quietas.

*

El paseo amansa el paisaje.

*

Las luciérnagas entre la maleza escenifican los puntos suspensivos de las frases que el día dejó a medio decir...

*

Esa forma de rasgar el silencio que provoca un alud.

*

La forma más intensa de diálogo que conozco, el silencio. Hablar parece, ya, una nueva especie en la clasificación de los ruidos.

*

Las palabras desvisten a quienes las entregan en silencio.

*

Las lecciones del árbol: su paciente escritura en anillos sucesivos solo podrá ser leída con carácter póstumo.

*

Trato de amarrar cada jornada al noray de un aforismo, pero al cabo pierdo dos barcas.

*

Una palabra chapotea en el estanque de la tarde. Se niega a convertirse en agua embotellada.

*

Hay un libro que nadie puede leer, solo admite escritura. Lo conoce quien lo escribe, pero solo mientras lo está escribiendo.

*

Una bandada de palabras ruidosas se detiene en línea sobre la página en blanco. Su silencio.

*

Mi manera de pasear por el campo recogiendo flores es pasar la tarde leyendo.

*

Qué curioso: cuanto más individualismo, menos consigue el individuo dar valor personal a sus vivencias.

*

Quedarse quieto, una opción para seguir avanzando. Avanzar, una posibilidad de no moverse.

*

Cómo admiro el empeño de las estrellas fugaces en poner acentos a las palabras que la oscuridad escribe a ciegas.

*

A la orilla del río me siento en una piedra. Sobre las piernas, el cuaderno de tapas negras donde convierto la corriente en espejismos.

*

Buscar el equilibrio entre lo que se entiende y no se entiende es siempre en vano. Lo que se entiende, se olvida; lo que no, no se recuerda.

*

Empieza el tratado que quieres escribir con una frase de diecisiste sílabas. Luego, por el punto final.

*

Cómo saber algo sobre el espacio si el lugar conocido ni se mira y el desconocido ni se ve.

*

Un aforismo es la expresión lúcida de un pensamiento capaz de revelar el mecanismo fenomenológico de lo real.







Enciclopedia de libros españoles de aforismos

Inauguramos nueva sección, en la que vamos a empezar a recopilar los mejores aforismos de los libros escritos por autores nacidos o residentes en España, y publicados en nuestro país a partir del año 2010 en adelante. Lo hacemos para reunir en un único espacio virtual la más ingente cantidad de información posible sobre este tema, a modo de "enciclopedia" para su consulta por parte de cualquier interesado o estudioso en el futuro. Las primera obras que incorporamos son los libros de Carlos Marzal, Ana Pérez Cañamares, Manuel Neila, Victoria León, José Luis Morante, Ander Mayora, Jordi Doce, Dionisia García, Fernando Menéndez, Erika Martínez, Felix Trull, José Antonio Santano, Emilio López Medina, Pedro Roso, Antonio Rivero Taravillo, Miguel Ángel Arcas, Gabriel Insausti y Mario Pérez Antolín, entre otros.


Hiram Barrios: "El aforismo es una suerte de épica posmoderna"

El Aforista entrevista a Hiram Barrios, a propósito del boom aforístico que está experimentando España en los últimos años. Barrios (nacido en 1983) es escritor, traductor y catedrático. Estudió Letras en la UNAM y es especialista en Literatura Mexicana por la UAM. Ha publicado cuentos, poemas, ensayos y traducciones para distintas revistas, periódicos y suplementos culturales de circulación nacional. Textos suyos han aparecido en revistas de Colombia, Venezuela, Argentina y España. Es autor de los libros El monstruo y otras mariposas (ensayo, 2013) y Apócrifo (aforismo, 2014). Como experto estudioso del aforismo, también es responsable de la antología de autores mexicanos titulada Lapidario (2015). Es profesor de arte y literatura en el Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.


Pessoa: aprender a no ser nadie

La obra y la personalidad de Fernando Pessoa han sido sobradamente estudiadas, analizadas e incluso desmenuzadas desde que, en 1982, se diera a conocer uno de los títulos mayúsculos del siglo XX, su proteico y deforme Libro del desasosiego. La pluralidad y heterogeneidad del autor eran, no sólo conocidas, sino fomentadas por él mismo, así que sería ocioso abundar de nuevo en ello. Aun así, tal vez se haya incidido excesivamente en su gusto por los heterónimos desde la perspectiva de la multiplicación de la identidad personal, orillando el hecho de que, detrás de ella, late un proyecto de destrucción de la misma, una verdadera tarea de conquista del anonimato esencial del ser humano.


Gil-Albert: el placer de discurrir

Un arte de vivir es un volumen misceláneo, compuesto por anotaciones dispersas entre las cuales los aforismos tienen un papel destacado, donde Juan Gil-Albert (Alcoi, 1904-Valencia, 1994) "escribe, como si se tratara de un dietario personal", en palabras de Claudia Simón, aquellas reflexiones en bruto que luego darían pie, o no, a algunos de sus poemas, ensayos o artículos de prensa. Ese carácter primario, un tanto visceral, nos permite acceder a la intimidad del escritor desde una perspectiva nueva, la cual ya habíamos avizorado en su Breviarium vitae. Son sus disquisiciones, aun inspiradas en la España de su época, de total actualidad, plenamente vigentes, lo cual nos informa, para nuestro espanto, de lo poco que cambian algunas naciones por mucho que muden sus estructuras políticas, y para nuestro consuelo, de lo mucho que perviven los buenos textos cuando apuntan a lo esencial.


Los sofismas de Vicente Núñez

Vicente Núñez (Aguilar de la Frontera, Córdoba, 1926 - 2002) empezó a publicar sus peculiares 'sofismas' en octubre de 1987, y siguió haciéndolo prácticamente hasta su muerte en las páginas de los periódicos Córdoba y El Correo de Andalucía. Según indica Miguel Casado, "se trata de tiradas breves, que recogen en cada caso ocho o diez frases, sin una especial ordenación ni alguna clase de afinidad temática". Estos sofismas se recogieron en volumen en varias ocasiones: Sofisma (1994), Entimema (1997) o Sorites (2000). El propio Casado publicó la antología Nuevos sofismas (Germania, Alzira, 2001), en la cual agrupaba los aforismos por temas, a modo de diccionario extravagante; con ello muchas de las anotaciones se iluminaban entre sí, logrando una apariencia sistemática que tal vez no había buscado conscientemente el autor (lo cual no significa que no existiera). En El Aforista compartimos algunos de los aforismos de este libro que más nos han llamado la atención.


Karl Kraus: el artista es el Otro

En palabras del filósofo y aforista Miguel Catalán, "de la síntesis entre lo ético estético procede la importancia del aforismo que, a partir de 1905, irá dominando toda la escritura del austríaco Karl Kraus (28 de abril de 1874 - 12 de junio de 1936), pero que constituye también la forma secreta de toda su escritura. Canetti lo expresa indicando que en sus libros y discursos nunca existió un principio organizador dominante, sino que las frases aisladas (inatacables, perfectas) iban ensamblando, el modo de sillares, una Muralla China igualmente eficaz en todas sus partes. Quintaesencia de su estilo y de un ideario personal que intentaba unificar fondo y forma, el aforismo de Kraus presenta una densidad excepcional y unas aristas cortantes, cualidades que tanto influirían en el estilo de escritura de Ludwig Wittgenstein, Elias Canetti, Thomas Bernhard o Peter Handke". El Aforista publica una breve selección de los aforismos de Karl Kraus, extraídos de La tarea del artista (Casimiro, Madrid, 2011), con la pertinente autorización de su traductor y antólogo, el propio Catalán, a quien agradecemos su generosidad.


María Zambrano: la entraña del cielo

En el libro titulado Dictados y sentencias (Edhasa, Barcelona, 1999), Antoni Marí realizó una selección de frases entresacadas de las obras de María Zambrano, tal vez la autora más densa, honda y audaz del pensamiento español de todos los tiempos. La exigencia de claridad que la propia Zambrano planteaba como horizonte moral y conceptual de la filosofía se traduce en un estilo con sobreabundancia de expresiones rotundas, apodícticas, válidas por sí mismas aunque deudoras de una cosmovisión que las ilumina y dignifica. Es por ello que la operación desnaturalizadora de Marí, y en general de todas las antologías que destilan aforismos a partir de textos de otra naturaleza, encuentra en este caso una plena justificación, tanto filosófica como poética.