ENCICLOPEDIA DE LIBROS ESPAÑOLES DE AFORISMOS (2010-2018), XIII


Inauguramos nueva sección, en la que vamos a empezar a recopilar los mejores aforismos de los libros escritos por autores nacidos o residentes en España, y publicados en nuestro país a partir del año 2010 en adelante. Lo hacemos para reunir en un único espacio virtual la más ingente cantidad de información posible sobre este tema, a modo de "enciclopedia" para su consulta por parte de cualquier interesado o estudioso en el futuro.

Nota del editor.- La reproducción de los textos se realiza a título informativo y de documentación científica; conminamos fervorosamente a la adquisición de los títulos para sostener la industria editorial española. Y si el libro ya ha sido descatalogado o se agotó y no ha vuelto a ser reeditado, quede aquí constancia de su existencia como muestra de reconocimiento hacia el autor y los editores.


JOSÉ MANUEL CAMACHO VÁZQUEZ
Excursos
La Isla de Siltolá
Sevilla
2015
102 págs.


Todo es natural, o todo es un milagro.

*

La materia es un dogma de fe, un asiento para cuerpos tambaleantes.

*

Una amplitud sin mesuras: eso es Dios o el amor.

*

El eterno renacer del amor que expulsa en sus albores: he aquí la gasolina del místico.

*

Es sencillo: Dios es precisamente la ausencia de Dios.

*

Tan solo amorosamente puede entenderse la nada.

*

La aspiración de habitar contiene el firmamento.

*

Una religión que concibiera a Dios como lo no-relacional; un credo que se inmolara en sus orígenes...

*

Nuestra insignificancia es la clase de ternura con que el todo nos obsequia.

*

Cabe en nosotros todo un piélago en el que naufragamos.

*

El Paraíso es cierto en la inminencia o en lo irrecuperable.

*

Soledad es el abrazo de Dios.

*

Los contornos de las cosas están hechos de piedad.

*

Nuestra finitud confiere a cada acontecimiento la densidad de lo eterno.

*

¿El hombre? Una trivialidad que se duele.

*

Umbral: poesía.

*

Aléjate de aquellos incapaces para la sobriedad, porque nada contienen.

*

Nombrar es aplazar.

*

Con la palabra excusamos la obscena presencia de las cosas.

*

El verdadero poeta vuelve siempre con las manos vacías.

*

El diario es un género impío: persuade a quien lo ejerce de que es autor de su soledad.

*

El gran estilo ha de saber conjugar convenientemente dos verdades fundamentales, a saber: que soy el universo y que no soy nada.

*

Una opacidad relativa hace posible el buen acabado de la existencia.

*

No contenta con todos sus expolios, esta época quiere robarnos también la soledad.

*

Toda liberación constituye, in nuce, una nueva tiranía.

*

No imagino señal apocalíptica más clara que la proliferación de poetas.

*

Todo presente es mítico.

*

Únicamente el claroscuro hace posible la vida consciente; la pura lucidez incapacita hasta la parálisis.

*

Una ausencia es un espejo a deshora.

*

Demorarse un día lo suficiente para que zarpen las respuestas.

*

El deber de un poeta es inflamar su soledad.

*

Nada hay más objetivo que la subjetividad profunda.

*

El tono moralizante de ciertos fenómenos naturales es como un ojo invertido.

*

La sencillez es la soberbia plácida de la naturaleza.

*

Algo íntimo queda como humillado cuando alguien nos comprende.

*

Goce: nostalgia sensible del estado de cosa.

*

Allá donde se topa con afirmaciones, uno parece encontrarse en la Atapuerca del pensamiento.

*

Por más fragmentarios que sean nuestros pensamientos, jamás dejará de pesar sobre nosotros la sospecha de coherencia.






BENITO ROMERO
Horizontes circulares
Trea
Oviedo
2018
84 págs.


Su proyecto de vida: encariñarse de lo cotidiano.

*

Cada meta personal que superaba era recompensada con plástico.

*

Sus pensamientos eran tan injustos que no tuvo problemas para ser aceptado en ningún grupo.

*

Encontraba familiar a la gente en el primer contacto. Los veía como desconocidos conforme los iba tratando.

*

Amar no es solo desear lo que no se tiene.

*

La nostalgia platónica, asesina silenciosa de la promiscuidad.

*

Cuando las palabras verdaderamente dicen algo, la nieve sangra.

*

Nos hemos acostumbrado a vivir en la destrucción de las frases cerradas.

*

La finalidad de la letra pequeña es recordarnos que la infamia desborda el cauce de los ríos.

*

Publicar es la mejor manera de repudiarse.

*

El que escribe para contentar a sus lectores se asemeja al alumno que estudia para contentar a sus padres y profesores.

*

Para alcanzar un grado óptimo de sabiduría conviene haber pisado los charcos de al menos cuatro siglos.

*

Los consejos huelen a desinfectante de inodoro.

*

Lo sencillo asusta porque no nos lo explicaron bien.

*

La memoria se halla repleta de casas vacías que abandonamos saliendo precipitadamente por la ventana.

*

La cohesión, un silencioso laberinto de espejos y moscas.

*

Lo más difícil de asumir de la sensatez es su dureza melancólica.

*

El medio como fin: avanzar hacia algo para que se te junte alguien.

*

El verdadero primer paso consiste en dejar atrás el primer paso.

*

En las entrañas de la anécdota baladí centellea la perspectiva cósmica.

*

El primero en sentarse sobre una roca fue proclamado líder del grupo.

*

Pocas cosas provocan tanto desasosiego como los lápices que se dejan afilar.

*

"Vamos a dialogar", aseveran los que andan desesperados por escucharse.

*

Hacerse mayor es sentirse seguro con lo inmodificable que antes repudiábamos.

*

El día en que a la belleza física se le cierren las puertas del éxito, será el fin de la civilización.

*

La verdad es dura y negra como el excremento reseco que, en medio de la acera, evitamos pisar.

*

Los pobres se alimentan de las irresponsabilidades que los ricos dejaron arrinconadas en el fondo del baúl.

*

Hemos alcanzado tal punto de mezquindad colectiva que hasta la amabilidad es acogida con recelo.

*

El algún momento de lucidez histórica tendrán que ser los árboles los que humillen y condenen a los árboles.

*

Para algunas personas, la ciencia ficción es salirse del realismo cotidiano; para otras, es zambullirse en el realismo cotidiano.

*

Vemos lo mismo, escuchamos lo mismo, leemos lo mismo, pensamos lo mismo, hablamos lo mismo y hacemos lo mismo, pero soñamos con lo distinto.

*

La primera enseñanza que debería transmitirse es la de saber perder. De este modo nos ahorraríamos la enorme dosis de violencia innecesaria que causa la ansiedad de reconocimiento.

*

Detrás de cada impertinencia gotea el penetrante brillo del metal.

*

La hipocresía humana genera obsesión por lo subterráneo.

*

Lo que no te mata, te transforma en un burócrata.

*

La calma y el aburrimiento nos indican que avanzamos hacia lo correcto.

*

El propósito de las religiones es superar la contundencia de la realidad.

*

La vida, sin la perserverancia de la confusión, sería otra cosa.

*

Obsesionarse con lo que tendría que haber sucedido es pretender amortiguar la caída con las cortinas del abismo.







Enciclopedia de libros españoles de aforismos

Inauguramos nueva sección, en la que vamos a empezar a recopilar los mejores aforismos de los libros escritos por autores nacidos o residentes en España, y publicados en nuestro país a partir del año 2010 en adelante. Lo hacemos para reunir en un único espacio virtual la más ingente cantidad de información posible sobre este tema, a modo de "enciclopedia" para su consulta por parte de cualquier interesado o estudioso en el futuro. Las primera obras que incorporamos son los libros de Carlos Marzal, Ana Pérez Cañamares, Manuel Neila, Victoria León, José Luis Morante, Ander Mayora, Jordi Doce, Dionisia García, Fernando Menéndez, Erika Martínez, Felix Trull, José Antonio Santano, Emilio López Medina, Pedro Roso, Antonio Rivero Taravillo, Miguel Ángel Arcas, Gabriel Insausti y Mario Pérez Antolín.


Hiram Barrios: "El aforismo es una suerte de épica posmoderna"

El Aforista entrevista a Hiram Barrios, a propósito del boom aforístico que está experimentando España en los últimos años. Barrios (nacido en 1983) es escritor, traductor y catedrático. Estudió Letras en la UNAM y es especialista en Literatura Mexicana por la UAM. Ha publicado cuentos, poemas, ensayos y traducciones para distintas revistas, periódicos y suplementos culturales de circulación nacional. Textos suyos han aparecido en revistas de Colombia, Venezuela, Argentina y España. Es autor de los libros El monstruo y otras mariposas (ensayo, 2013) y Apócrifo (aforismo, 2014). Como experto estudioso del aforismo, también es responsable de la antología de autores mexicanos titulada Lapidario (2015). Es profesor de arte y literatura en el Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.


Pessoa: aprender a no ser nadie

La obra y la personalidad de Fernando Pessoa han sido sobradamente estudiadas, analizadas e incluso desmenuzadas desde que, en 1982, se diera a conocer uno de los títulos mayúsculos del siglo XX, su proteico y deforme Libro del desasosiego. La pluralidad y heterogeneidad del autor eran, no sólo conocidas, sino fomentadas por él mismo, así que sería ocioso abundar de nuevo en ello. Aun así, tal vez se haya incidido excesivamente en su gusto por los heterónimos desde la perspectiva de la multiplicación de la identidad personal, orillando el hecho de que, detrás de ella, late un proyecto de destrucción de la misma, una verdadera tarea de conquista del anonimato esencial del ser humano.


Gil-Albert: el placer de discurrir

Un arte de vivir es un volumen misceláneo, compuesto por anotaciones dispersas entre las cuales los aforismos tienen un papel destacado, donde Juan Gil-Albert (Alcoi, 1904-Valencia, 1994) "escribe, como si se tratara de un dietario personal", en palabras de Claudia Simón, aquellas reflexiones en bruto que luego darían pie, o no, a algunos de sus poemas, ensayos o artículos de prensa. Ese carácter primario, un tanto visceral, nos permite acceder a la intimidad del escritor desde una perspectiva nueva, la cual ya habíamos avizorado en su Breviarium vitae. Son sus disquisiciones, aun inspiradas en la España de su época, de total actualidad, plenamente vigentes, lo cual nos informa, para nuestro espanto, de lo poco que cambian algunas naciones por mucho que muden sus estructuras políticas, y para nuestro consuelo, de lo mucho que perviven los buenos textos cuando apuntan a lo esencial.


Los sofismas de Vicente Núñez

Vicente Núñez (Aguilar de la Frontera, Córdoba, 1926 - 2002) empezó a publicar sus peculiares 'sofismas' en octubre de 1987, y siguió haciéndolo prácticamente hasta su muerte en las páginas de los periódicos Córdoba y El Correo de Andalucía. Según indica Miguel Casado, "se trata de tiradas breves, que recogen en cada caso ocho o diez frases, sin una especial ordenación ni alguna clase de afinidad temática". Estos sofismas se recogieron en volumen en varias ocasiones: Sofisma (1994), Entimema (1997) o Sorites (2000). El propio Casado publicó la antología Nuevos sofismas (Germania, Alzira, 2001), en la cual agrupaba los aforismos por temas, a modo de diccionario extravagante; con ello muchas de las anotaciones se iluminaban entre sí, logrando una apariencia sistemática que tal vez no había buscado conscientemente el autor (lo cual no significa que no existiera). En El Aforista compartimos algunos de los aforismos de este libro que más nos han llamado la atención.