ENCICLOPEDIA DE LIBROS ESPAÑOLES DE AFORISMOS (2010-2018), XIV


Inauguramos nueva sección, en la que vamos a empezar a recopilar los mejores aforismos de los libros escritos por autores nacidos o residentes en España, y publicados en nuestro país a partir del año 2010 en adelante. Lo hacemos para reunir en un único espacio virtual la más ingente cantidad de información posible sobre este tema, a modo de "enciclopedia" para su consulta por parte de cualquier interesado o estudioso en el futuro.

Nota del editor.- La reproducción de los textos se realiza a título informativo y de documentación científica; conminamos fervorosamente a la adquisición de los títulos para sostener la industria editorial española. Y si el libro ya ha sido descatalogado o se agotó y no ha vuelto a ser reeditado, quede aquí constancia de su existencia como muestra de reconocimiento hacia el autor y los editores.


LEÓN MOLINA
Mapa de ningún sitio
La Isla de Siltolá
Sevilla
2015
74 págs.


La madurez contiene una ligera tristeza que sostiene la alegría.

*

Pensar hoy consiste sobre todo en desinfectar ideas.

*

El poeta se horroriza de lo que sabe el filólogo.

*

Las personas que se enfadan con facilidad me proporcionan mucho tiempo libre.

*

La vida es la digresión. El tema no lo sabemos.

*

La novela es una camino que va; la poesía, un camino que viene.

*

El filósofo acaba demostrando aquello en lo que cree.

*

La intensidad de lo leve es más profunda.

*

Hoy en día hay tantos caminos que no es fácil encontrar uno que lleve a Roma.

*

El saber que no ocupa lugar desaparece.

*

Si un poema se pone a gritarme, no sigo leyendo.

*

El poeta es un caso singular; es al mismo tiempo el escapado y el descolgado del pelotón.

*

Los que dicen la verdad a rajatabla, tarde o temprano efectivamente rajan la tabla.

*

Si pienso en línea recta me da sueño.

*

La cometa del cuerdo tiene poca cuerda.

*

Los que se sienten filántropos en una sociedad imaginaria suelen ser misántropos en esta.

*

Los amigos son esas personas que podemos añorar aun estando a su lado.

*

La madurez es una flor que crece en el estercolero del desengaño.

*

Cualquier deseo es, al menos, dos: el de escapar y otro.

*

La cooperación más sólida se da entre individualistas. El resto se diluye pronto en efluvios de conventillo.

*

El prójimo es un señor que vive lejísimos.

*

La rebeldía que no desvela también lo que debe ser aceptado, no es más que resentimiento.

*

En esta vida el éxito y el fracaso sólo se distinguen en su relato.

*

El incrédulo es un escéptico sin pulir.

*

Quien encara la vida como un problema se tendrá que conformar con soluciones.

*

Si puede ser dicho de otra forma, no es poesía.

*

Tantas veces que hablé cargado de razón. ¡Qué fastidioso recuerdo!

*

Sin la ambigüedad del significado el poeta moriría de tristeza y el filósofo de hambre.

*

A quien le corroe la duda, la certeza lo mata.

*

La inteligencia humana, más que progresar, acumula. La civilización es un inmenso trastero abarrotado.

*

El reconocimiento de un error casi siempre es un repliegue táctico.

*

La muerte no importa. Importan las muertes.

*

El ser humano es ante todo un ser propenso.

*

La certeza es pasado; la duda, futuro.

*

Todo pensar es finalista. Salvo la contemplación, que es pensamiento sincrónico.

*

Cada día hay menos creyentes; han encontrado otras cosas aún más increíbles en las que creer.

*

La originalidad es una máquina de triturar poetas.

*

La melancolía, si hace bien su trabajo, nos conduce a la alegría.

*

Los fanáticos son estúpidos que se tropezaron con una convicción.

*

Una persona que no puede estar sola, solo puede estar con los demás a medias.

*

Para ser prudente hay que ser valiente.

*

Ninguna semilla de lo aprendido germina hasta que no pasa el invierno de la vanidad.

*

No hay arte sin riesgo. Lo cual no convierte en arte las caídas, los trompazos ni las magulladuras.

*

Seducir es inducir sin aducir.

*

Lo que realmente aflige de la muerte es que el mundo sigue.

*

El ateo que se ocupa en combatir la idea de Dios aún no es ateo del todo.

*

La verdad no tiene nada de particular.

*

El que puede no necesita el poder.

*

El poema que relees ya es eterno.

*

El olvido es la piedra en la que se afila la memoria.

*

Todo el mundo desde su rincón piensa que podría haber llegado muy lejos.

*

Creación: irrupción del silencio en el ruido de nuestra inteligencia.

*

El que coexiste, existe. El que convive, vive.

*

Cuidado con la experiencia: por lo menos la mitad es literatura.

*

El tiempo que pasa entre una y otra crisis de pensamiento se llama idiotez.

*

Sólo sabemos andar en círculos porque amamos el regreso. Y el que más lejos va es el que busca un regreso mayor.

*

En el bosque de la memoria yo soy la niebla.

*

La decadencia de un sistema se reconoce por su insistencia.

*

Los aforismos son maquis del pensamiento.

*

Lo que se demuestra pierde interés.

*

Hay una rebeldía bastarda que necesita la norma como la caridad necesita el pobre.

*

Sólo el esclavo espera encontrar su libertad en las leyes.

*

Las ocasiones perdidas son ficciones de la memoria.

*

La condición primera para creer en algo es que no existe.

*

Lamentar lo que no conseguiste es lamentar lo que tienes.

*

Todo aquello que en la juventud te empujaba a desear, en la madurez te impulsa a agradecer.

*

La esperanza florece en un ambiente bajo en probabilidades.

*

No te importe que la vida te hiera, la alternativa es que te mate.



KARLOS LINAZASORO
Nunca mejor dicho
Trea
Oviedo
2015
92 págs.


Nadie tiene derecho a juzgar al prójimo. Es mejor condenarlo directamente.

*

Lo único que se consigue con la longevidad es ver la muerte más de cerca.

*

No se puede ser buen carnívoro si no se cree en la resurrección de la carne.

*

Cuando se siente una admiración mutua, lo que más se admira del otro es, justamente, eso que no es mutuo.

*

La vida eterna nos llega cada amanecer.

*

Sólo se me parecen respetables las ideas caducifolias.

*

La virtud está en el justo miedo.

*

Vivir no es sino sobrevivirse.

*

Escribir es no pedir la palabra.

*

Cuando el ser humano planea, el pájaro se echa cuerpo a tierra.

*

Como cada vez hay más libertad, cada vez se nos prohíben más cosas.

*

Después de una prolongadísima agonía, murió de repente.

*

Ser poeta es estar que te sales, pero para adentro.

*

La síntesis es eso que queda después de la barbarie.

*

Cuanto más bajos los instintos, más alta la autoestima.

*

Para tener la conciencia tranquila lo mejor es asegurarte de que nadie te vigila.

*

El amor eterno suele ser platónico.

*

La inocencia, más tarde o más temprano, siempre te acaba convirtiendo en culpable de algo.

*

Hay que tener una sola idea acerca de la vida, porque si tienes dos, ya te conviertes en un intelectual.

*

Todo lo que dejamos para luego se hace pasado.

*

Soy tan voluble como una veleta: siempre tengo los pies firmemente apoyados sobre la tierra.

*

El silencio es el misterio que se oye en eco, eso que vuelve sin que nadie lo haya pronunciado.

*

En todas las ruinas hay algo que hace sentirte como en casa.

*

Somos libres: nos pueden detener.

*

Con la edad, los grandes vicios se convierten en pequeñas manías.

*

Poseo una inteligencia agudísima: sé que no poseo una inteligencia agudísima.

*

Un libro no envejece nunca: muere en el mismo momento en el que ve la luz.

*

La experiencia te enseña a tropezar en piedras diferentes.

*

Todo lo que perdemos embellece el Paraíso.

*

Cierto día, nos dejamos de rodeos y nos hicimos eufemistas.

*

No hay nada más contra natura que pensar que el ser humano puede salvar la naturaleza.







Enciclopedia de libros españoles de aforismos

Inauguramos nueva sección, en la que vamos a empezar a recopilar los mejores aforismos de los libros escritos por autores nacidos o residentes en España, y publicados en nuestro país a partir del año 2010 en adelante. Lo hacemos para reunir en un único espacio virtual la más ingente cantidad de información posible sobre este tema, a modo de "enciclopedia" para su consulta por parte de cualquier interesado o estudioso en el futuro. Las primera obras que incorporamos son los libros de Carlos Marzal, Ana Pérez Cañamares, Manuel Neila, Victoria León, José Luis Morante, Ander Mayora, Jordi Doce, Dionisia García, Fernando Menéndez, Erika Martínez, Felix Trull, José Antonio Santano, Emilio López Medina, Pedro Roso, Antonio Rivero Taravillo, Miguel Ángel Arcas, Gabriel Insausti y Mario Pérez Antolín.


Hiram Barrios: "El aforismo es una suerte de épica posmoderna"

El Aforista entrevista a Hiram Barrios, a propósito del boom aforístico que está experimentando España en los últimos años. Barrios (nacido en 1983) es escritor, traductor y catedrático. Estudió Letras en la UNAM y es especialista en Literatura Mexicana por la UAM. Ha publicado cuentos, poemas, ensayos y traducciones para distintas revistas, periódicos y suplementos culturales de circulación nacional. Textos suyos han aparecido en revistas de Colombia, Venezuela, Argentina y España. Es autor de los libros El monstruo y otras mariposas (ensayo, 2013) y Apócrifo (aforismo, 2014). Como experto estudioso del aforismo, también es responsable de la antología de autores mexicanos titulada Lapidario (2015). Es profesor de arte y literatura en el Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.


Pessoa: aprender a no ser nadie

La obra y la personalidad de Fernando Pessoa han sido sobradamente estudiadas, analizadas e incluso desmenuzadas desde que, en 1982, se diera a conocer uno de los títulos mayúsculos del siglo XX, su proteico y deforme Libro del desasosiego. La pluralidad y heterogeneidad del autor eran, no sólo conocidas, sino fomentadas por él mismo, así que sería ocioso abundar de nuevo en ello. Aun así, tal vez se haya incidido excesivamente en su gusto por los heterónimos desde la perspectiva de la multiplicación de la identidad personal, orillando el hecho de que, detrás de ella, late un proyecto de destrucción de la misma, una verdadera tarea de conquista del anonimato esencial del ser humano.


Gil-Albert: el placer de discurrir

Un arte de vivir es un volumen misceláneo, compuesto por anotaciones dispersas entre las cuales los aforismos tienen un papel destacado, donde Juan Gil-Albert (Alcoi, 1904-Valencia, 1994) "escribe, como si se tratara de un dietario personal", en palabras de Claudia Simón, aquellas reflexiones en bruto que luego darían pie, o no, a algunos de sus poemas, ensayos o artículos de prensa. Ese carácter primario, un tanto visceral, nos permite acceder a la intimidad del escritor desde una perspectiva nueva, la cual ya habíamos avizorado en su Breviarium vitae. Son sus disquisiciones, aun inspiradas en la España de su época, de total actualidad, plenamente vigentes, lo cual nos informa, para nuestro espanto, de lo poco que cambian algunas naciones por mucho que muden sus estructuras políticas, y para nuestro consuelo, de lo mucho que perviven los buenos textos cuando apuntan a lo esencial.


Los sofismas de Vicente Núñez

Vicente Núñez (Aguilar de la Frontera, Córdoba, 1926 - 2002) empezó a publicar sus peculiares 'sofismas' en octubre de 1987, y siguió haciéndolo prácticamente hasta su muerte en las páginas de los periódicos Córdoba y El Correo de Andalucía. Según indica Miguel Casado, "se trata de tiradas breves, que recogen en cada caso ocho o diez frases, sin una especial ordenación ni alguna clase de afinidad temática". Estos sofismas se recogieron en volumen en varias ocasiones: Sofisma (1994), Entimema (1997) o Sorites (2000). El propio Casado publicó la antología Nuevos sofismas (Germania, Alzira, 2001), en la cual agrupaba los aforismos por temas, a modo de diccionario extravagante; con ello muchas de las anotaciones se iluminaban entre sí, logrando una apariencia sistemática que tal vez no había buscado conscientemente el autor (lo cual no significa que no existiera). En El Aforista compartimos algunos de los aforismos de este libro que más nos han llamado la atención.


Karl Kraus: el artista es el Otro

En palabras del filósofo y aforista Miguel Catalán, "de la síntesis entre lo ético estético procede la importancia del aforismo que, a partir de 1905, irá dominando toda la escritura del austríaco Karl Kraus (28 de abril de 1874 - 12 de junio de 1936), pero que constituye también la forma secreta de toda su escritura. Canetti lo expresa indicando que en sus libros y discursos nunca existió un principio organizador dominante, sino que las frases aisladas (inatacables, perfectas) iban ensamblando, el modo de sillares, una Muralla China igualmente eficaz en todas sus partes. Quintaesencia de su estilo y de un ideario personal que intentaba unificar fondo y forma, el aforismo de Kraus presenta una densidad excepcional y unas aristas cortantes, cualidades que tanto influirían en el estilo de escritura de Ludwig Wittgenstein, Elias Canetti, Thomas Bernhard o Peter Handke". El Aforista publica una breve selección de los aforismos de Karl Kraus, extraídos de La tarea del artista (Casimiro, Madrid, 2011), con la pertinente autorización de su traductor y antólogo, el propio Catalán, a quien agradecemos su generosidad.